Página actualizada el 21-05-2021

Estrategias Y Mitos De Las Tragamonedas En Línea – Cómo Ganar En Las Maquinitas

Hay apostadores experimentados que afirman haber vencido las tragamonedas implementando estrategias legítimas. Tras permanecer incontables horas sentados frente a una pantalla, lograron descifrar el algoritmo de estas máquinas. O al menos eso cuenta la leyenda. Si bien es cierto que existen algunas tácticas para mejorar la tasa de retorno al jugador (RTP), es improbable que conduzcan a una victoria definitiva.

Cada vez que se lanza al mercado un nuevo juego de casino, los aficionados más habilidosos intentan ingeniar formas de engañar el sistema. De burlar sus mecánicas. Tal ha sido el caso de la ruleta y el blackjack. No hace mucho, era posible superar la ventaja de la casa de ambos implementando una estrategia martingala o haciendo un conteo de cartas para determinar si la baraja estaba a favor.

Sin embargo, este tipo de astucias duraron poco tiempo antes de ser descubiertas por los casinos. Casi de inmediato, desarrollaron contramedidas para frenarlas, tales como los límites de mesa en la ruleta y crupieres entrenados para detectar a los contadores de cartas en el blackjack.

Ahora bien, las “bandidas de un brazo” están meticulosamente diseñadas para impedir que los jugadores ganen valiéndose de trucos. Pero, aunque la mayoría depende por completo del azar, hay tragamonedas cuya configuración es vulnerable a los comportamientos estratégicos. Por ejemplo, algunas tienen rondas de bono en las que una decisión correcta puede afectar el desenlace del juego, mientras que otras ofrecen bonificaciones que se activan al cumplir ciertos requisitos.     

El generador de números aleatorios

El giro de los carretes de una tragamonedas es totalmente aleatorio - no sigue ningún patrón. De ahí su naturaleza tan impredecible. Hoy día, el principio de aleatoriedad bajo el que operan estas maquinitas está resumido en números generados al azar por una computadora, los cuales se utilizan para establecer la posición de los rodillos. Estos se producen cientos de veces por segundo a partir del ruido electromagnético y tienen entre uno y diez dígitos.

En otras palabras, el resultado de cada tirón de la palanca se basa exclusivamente en un número facilitado por un generador de números aleatorios (RNG). Por medio de una serie de algoritmos, este software indica a los carretes dónde y cuándo deben detenerse, determinando, a su vez, qué combinación de símbolos aparecerá en la pantalla.

El programa ha sido probado millones de veces para asegurar que las jugadas sean absolutamente aleatorias. No hay forma de manipular los resultados del RNG; cada ronda está determinada por el azar. Las ganancias o pérdidas anteriores, propias o de otros jugadores, no inciden en el desenlace de la partida. No hay elementos predecibles: sólo está la suerte.

El hecho de que una tragamonedas haya entregado un cuantioso bote no afecta los chances de que vuelva a suceder. Por lo consiguiente, es posible que se paguen dos premios enormes en un corto plazo, así como es igual de probable que la máquina no genere una combinación ganadora durante varios días.

Puede que en algún momento hayas oído a jugadores de casino emplear los calificativos “caliente” o “frío” en referencia a las tragamonedas. Según estos conceptos erróneos, una máquina es caliente cuando el usuario exhibe una buena racha de victorias seguidas, por lo que quizás entregue recompensas más a menudo. Y es fría si no ha pagado ganancias por un tiempo, un supuesto indicador de que no lo hará pronto.

Ambos términos básicamente se refieren al RTP de un juego y determinan si su porcentaje ha sido mayor o menor que la media. No obstante, son un mito. Una idea equivocada que contradice la ley de aleatoriedad. Tus probabilidades de obtener un jackpot siempre serán las mismas, sin importar que tan “caliente” o “fría” sean las maquinitas.

La compra de estrategias para tragamonedas

En el actual mundo de las apuestas, es común ver anuncios publicitarios promocionando estrategias perfectas que garantizan una victoria segura sobre las tragamonedas. Incluso prometen a los jugadores ganancias exorbitantes tras la compra de estas. Sin embargo, actúa con prudencia ante tales avisos, dado que son una estafa.

Si los charlatanes detrás de esta publicidad engañosa en verdad conociesen tácticas genuinas para ganarle al juego, guardarían el secreto para si mismos. Mientras menos personas lo sepan, más posibilidades hay de continuar lucrándose de él sin la intervención de los casinos. No importa que tan creíbles suenen sus historias, estas máquinas no pueden ser derrotadas con una simple estrategia.   

Jugando con el dinero de bono en las rondas de bonificación

Algunas tragamonedas requieren que el usuario juegue de manera prolongada antes de poder activar ciertas funciones adicionales. Frente a esta condición, muchos usan los fondos del bono para cumplir con los requisitos del juego a priori, lo cual les permite destinar su dinero real a las rondas de bonificación.

Esto suele ocurrir en juegos como Robin Hood: Shifting Riches, producido por el desarrollador de software NetEnt. En él, se recolectan bolsas o paquetes de dinero con el fin de avanzar hacia el nivel de bono de giros gratis. En caso de que el jugador haya cumplido previamente con los términos de la máquina usando los fondos de su bonificación, podrá luego apostar dinero real en la ronda extra.   

Este estilo de jugar a las tragamonedas parece conveniente y, en teoría, debería de funcionar. Sin embargo, los casinos se aseguran de impedirlo. Al descubrir que un usuario está aprovechándose del dinero de bonificación sólo para cumplir con los requisitos de ciertos juegos, el operador anulará sus ganancias, ya que esto constituiría un abuso de bono.

En los términos y condiciones de todo casino se encuentra una lista negra de tragamonedas excluidas del dinero de bono. Es probable que los nombres de tus juegos preferidos aparezcan en este listado, por lo que te recomendamos revisarlo antes de jugar.

Elige cuidadosamente la tragamonedas en la que jugarás

Tanto si juegas con dinero de bono como si no, deberías pensar detenidamente en qué tipo de tragamonedas te gustaría jugar. Las ganancias que entregan varían conforme su volatilidad. Mientras que las maquinitas de varianza alta te permiten ganar premios grandes, las de varianza baja ofrecen pequeñas recompensas, pero con mayor frecuencia.  

Para los apostadores con un presupuesto limitado, los juegos de baja volatilidad son ideales dado que entrañan un riesgo mínimo a corto plazo. La entrega de premios en estas máquinas es frecuente, pero el monto de ellos es inferior; aunque es posible jugar más rondas, aumentando los chances de obtener un jackpot. Ahora bien, elegir una tragamonedas de alta varianza puede conducir a la ruina. En ella, el dinero se esfuma rápidamente.   

Si caes presa de la duda y no sabes cuál elegir, siempre está la opción de primero probar las máquinas con dinero del juego antes de gastar tus fondos personales. Esto te ayudará a tomar una decisión fundamentada.

También puedes comparar las tragamonedas fijándote en el promedio de sus tasas de retorno al jugador. Cuanto más elevada sea esta cifra, mejor. Aunque esto no supone la imposibilidad de ganar enormes cantidades de dinero jugando en una máquina con un bajo RTP. Fuera como fuera, recomendamos seleccionar juegos que tengan altos porcentajes de pago para incrementar las probabilidades de recibir grandes sumas de dinero.  

Fíjate un límite

Las apuestas son adictivas, inclusive pueden desembocar en la ludopatía, un trastorno mental que obliga a las personas a apostar de forma patológica. Por eso, es importante establecer un límite, no solo para el número de veces que jugarás, sino también para la cantidad de dinero que estás dispuesto a perder. Seamos realistas, nadie está exento de incurrir en pérdidas monetarias al desafiar su suerte en los casinos. Es mejor ser precavido y calcular tus gastos, limitándolos, a derrocharlos sin planificación previa.

En caso de haber perdido tu dinero en una tragamonedas, nunca intentes compensarlo jugando más rondas. El juego entonces dejaría de ser entretenido, y tú te sumirías en un espiral de deudas. Cíñete a tu presupuesto y conserva la paz mental, así te haya derrotado el algoritmo de la máquina. → El juego responsable

Mitos sobre las tragamonedas

Muchos mitos giran en torno a las “bandidas de un brazo”, unos más absurdos e ilógicos que otros. Entre estas fábulas tan coloridas figuran los hipotéticos ciclos predecibles de combinaciones ganadoras o los pagos inferiores que supuestamente dan las funciones de juego automático. Incluso hay jugadores que aseguran que las tragamonedas están programadas para no ofrecer pagos tras una ganancia cuantiosa y para hacerlo más a menudo cuando están cargadas de dinero.

Sin embargo, todas estas leyendas urbanas son inciertas. Como ya sabemos, el resultado de cada tirón de palanca es absolutamente aleatorio. La matemática del juego y el generador de números aleatorios se aseguran de esto. Antes de creer en estas patrañas, primero familiarízate con las máquinas leyendo sus reseñas y reglamentos.

¿Cómo vencer la tragamonedas?

El casino siempre parte con una ventaja. Sus juegos están configurados de tal modo que saldrá ganando a largo plazo, hagas lo que hagas. A fin de cuentas, es un negocio que necesita ser rentable para sus dueños. Las tragamonedas no son una excepción. Es imposible manipular el resultado de los giros cuando este se fundamenta en el principio de la aleatoriedad. En consecuencia, no hay una estrategia definida para vencerle.  

A pesar de ello, es posible mejorar tus oportunidades de ganar investigando las mecánicas del juego con antelación. Al descubrir cómo funciona la maquinita, podrás tomar decisiones mucho más atinadas cuando apuestes. Conceptos como la volatilidad, el retorno al jugador y las bonificaciones son buenos puntos de partida para entender el entramado de las tragamonedas.  

El desconocer las configuraciones de un juego da pie a muchos errores cuando apostamos en él por primera vez, y es más que probable que pierdas dinero rápidamente si eres un novato. Así que, para determinar si valen la pena ser jugados, pruébalos de gratis, estudia sus reglas y lee sus reseñas para enterarte de las funciones especiales que contienen. De esta manera, gozarás mucho más de tus partidas.  

Preguntas frecuentes

No, no hay tácticas definitivas que conduzcan a una victoria absoluta en estas maquinas basadas en el azar. Ahora bien, algunas de estas permiten al jugador elegir estrategias que aumentan o disminuyen tus apuestas, pero las probabilidades de ganar siempre serán las mismas. Lee más sobre ellas aquí.

La victoria en este tipo de juegos de casino se logra girando los rodillos y esperando que una combinación ganadora de símbolos aparezca en la pantalla. Estas ultimas están fijadas en la tabla de pagos de la tragamonedas. Todos los slots son aleatorios, por tanto, ofrecen la misma oportunidad de ganar premios en cada vuelta. Además, las máquinas poseen diferentes niveles de riesgo, que están determinados por la volatilidad o varianza.

No, está prohibido por la mayoría de los casinos, al igual que el uso de los fondos del bono para cumplir con ciertos requisitos que activan funciones especiales en el juego. Tal vez esto haya sido posible en el pasado, pero los operadores ahora excluyen varios juegos del dinero de bono. Cualquier ganancia derivada de esta táctica normalmente es anulada.

La varianza describe la frecuencia con que las máquinas tragamonedas dan premios, así como el tamaño de estos. Es un término estadístico que se refiere al promedio entre las ganancias y la tirada de palancas. En virtud de ello, una volatilidad baja implicará menos riesgos y recompensas más frecuentes, pero en montos pequeños. Mientras que una varianza alta tiene un riesgo más elevado y un menor número de combinaciones ganadoras, aunque estas tendrán valor exorbitante. Lee más sobre la volatilidad aquí.

No, en ninguna circunstancia deberías comprar estrategias de tragamonedas. ¡No funcionan! Recuerda que estas máquinas son totalmente aleatorias - operan con números producidos al azar por una computadora. Es por ello por lo que no hay formas de predecir los resultados de los giros. Lee más sobre los mitos y las estafas que acompañan este tipo de juego de casinos en este artículo.


Cuando estés apostando en el Internet, por favor, ten en cuenta la edad legal y las restricciones para los juegos de apuesta en línea de tu país. En gran parte del mundo, la edad mínima legal de esta actividad es de 18 años: si eres un menor, o las apuestas en línea están prohibidas en tu país, cierra este sitio web.

CasinoJaguarOnline es una página web afiliada, y recibimos una comisión por cada registro exitoso. Hacemos un gran esfuerzo para mantener este portal actualizado con información precisa, y solo presentamos los mejores operadores, que han sido probados minuciosamente por nosotros. Sin embargo, no podemos garantizar la veracidad de toda la información de este sitio. Puedes leer más en nuestro aviso legal y cláusula de exención de responsabilidad, o en la política de privacidad.