Página actualizada el 26-12-2020

¿Los Casinos En línea Son Confiables O Una Estafa?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta que cruza por la mente de los consumidores más incrédulos. La seguridad de las apuestas en línea varía conforme el casino en el que se juegue. Aunque la mayoría son de confianza y buena reputación, acreditados por organismos reguladores, existen sitios fraudulentos que se dedican a estafar, robando el dinero de miles de jugadores ingenuos. Es por eso por lo que recomendamos primero investigar al operador antes de apostar en su página web con dinero real. La cautela es el mejor aliado en la lucha contra el fraude.

Licencia para casinos en línea

Para prestar servicios de juegos de azar legalmente, el dueño de un casino en línea primero debe obtener una licencia. La falta de una le impide abrir una cuenta bancaria. Ni siquiera le es posible colocar juegos electrónicos en su plataforma, dado que para hacerlo requiere un contrato con un desarrollador de software, el cual no puede acordarse sin tener acreditaciones.

Sin embargo, la licencia en sí no supone que un operador será aceptado por cualquier país. Hay sistemas jurídicos, como el de Francia o Polonia, que prohíben las apuestas en línea, ya sea en parte o por completo. Además, los reglamentos locales pueden ser inconsistentes y susceptibles de cambios. Un Estado que otrora consentía los juegos de casino puede vedarlos, de forma repentina, promulgando leyes en su contra.

Por ejemplo, hasta febrero de 2017, Australia era considerada un edén para los casinos online. Un mercado bastante codiciado, ya que los consumidores australianos gastaban anualmente ocho mil millones de dólares en apuestas. Esta gran suma de dinero, que excedía el presupuesto local, se destinaba a los operadores extranjeros. Pero la nueva legislación acabó con todo esto. Convirtió la licencia en un requisito sine qua non para operar en el territorio nacional, lo cual obligó a muchos casinos a abandonarlo.

Por otro lado, hay ciertos países que emiten licencias remotas a los operadores de casinos, pero sin la uniformidad de un criterio universal. Esta disparidad se debe a que las ordenanzas y los mecanismos de cumplimiento de las autoridades reguladoras difieren según factores geográficos. En otras palabras, cada lugar cuenta con su propio proceso de regulación.

Ahora bien, los casinos en línea que carecen de una licencia no son confiables. La mayoría se valen de artimañas para engañar y estafar a sus clientes. Por lo tanto, sugerimos evitar jugar en ellos a toda costa, especialmente si tus intenciones son apostar con dinero real. Lo terminarás perdiendo todo.

Algunas de las jurisdicciones en las que se conceden licencias de juegos de azar son Malta; España; Reino Unido; Dinamarca; Gibraltar; Isla de Man; Chipre;  Países Bajos; las Antillas Neerlandesas; Curazao y la reserva india de Kahnawake. Siendo Malta y el Reino Unido las más estrictas e inflexibles de todas. Para recibir el beneplácito de uno de estos países, el casino debe demostrar la fiabilidad de sus operaciones. Además, tiene que someter su generador de números aleatorios a revisiones periódicas realizadas por laboratorios independientes.

En cuanto a su tipo de licencia, los casinos muestran este detalle en el pie de página de alguna sección de su sitio web, como la de términos y condiciones. En caso de que no encuentres esta información, puedes contactar con el soporte al cliente para pedir ayuda. Sea como fuere, si consideras que las actividades del operador son dudosas, deberías inquirir sobre su reputación antes de jugar en su plataforma.

La reputación del casino entre sus jugadores

Cuando un casino lleva mucho tiempo operando en la industria de las apuestas, se torna más fácil hallar su historial de servicios y su trayectoria económica. Incluso es posible encontrar comentarios y quejas de sus jugadores en foros u otras páginas del Internet. Así mismo, abundan los sitios web como este, que sirven de guía para entender la dinámica de los juegos de azar, y ofrecen reseñas detalladas sobre los operadores.   

Todas las recomendaciones hechas en CasinoJaguarOnline han sido rigurosamente probadas para garantizar la calidad de sus servicios. Estos casinos no sólo disponen de una licencia válida, sino también utilizan tecnologías de encriptación, que cumplen con los estándares mundiales de ciberseguridad, y cuentan con una vasta selección de juegos justos y equilibrados.

Con respecto a las críticas de casinos que pululan por la web, ten en cuenta que los clientes insatisfechos son más propenos que los complacidos a escribir quejas sobre el operador y publicarlas en línea como una forma de desahogo. Por ello, hay que evaluar esta información con suficiente objetividad. Puede que un jugador difame un casino por el simple hecho de estar en desacuerdo con sus términos y condiciones, en vez de hacerlo por una razón justificable, y tú no lo sepas.

Siempre procuramos recomendar operadores de renombre y mucha experiencia. Mientras más años tienen compitiendo con éxito en los distintos mercados de apuestas, mayor será el grado de confiabilidad. La buena reputación se construye con base en la satisfacción del consumidor; algo que no se logra de un día para otro.  Por lo común, los casinos ilegales duran muy poco, ya que son fáciles de identificar. Al percatarse de que están en una página falsa, los jugadores la abandonan de inmediato. Inclusive dejan comentarios negativos sobre ella. Nadie quiere ser víctima de una estafa.

También deberías saber que los casinos son evaluados regularmente aun teniendo una licencia. La renovación de sus permisos es un bucle infinito. Esto los compele a  siempre cumplir con sus obligaciones. En caso contrario, se les revoca la acreditación. Sin embargo, las autoridades reguladoras aplican diferentes reglas de acuerdo con el país. Algunas de estas normas pueden ser muy flexibles, pero otras, en cambio, son mucho más rígidas. Cabe señalar que las regulaciones impuestas por los organismos europeos son más severas en comparación con aquellas fijadas en las Antillas Neerlandesas o en Panamá.

Transacciones cifradas para depósitos

Un casino reputado, y con licencia, se asegurará de que todas las transacciones en su sitio web se lleven a cabo a través del protocolo de capa de conexión segura (SSL, por sus siglas en inglés). Esto protege las comunicaciones por Internet, impidiendo que los hackers te espíen para robar tus datos financieros durante la transferencia de un pago. Los operadores prestigiosos aplican estrictas normas de seguridad con el fin de resguardar la información personal de sus clientes. Detalles sensibles que jamás comparten con terceros o personas no autorizadas.

Si continúas dudando de los casinos online y te muestras renuente a usar una tarjeta de crédito, puedes optar por otros métodos de pago más discretos, como las billeteras electrónicas (Neteller, ecoPayz y Skrill) o los vales (Paysafecard y Astropay). En nuestro resumen general podrás encontrar más opciones para pagar en línea.  

Resumen

Tal como se explicó anteriormente, hay varios factores que influyen en la fiabilidad de un casino en línea: la licencia oficial, las transacciones encriptadas, una buena reputación entre los jugadores y los certificados del operador son tan solo algunos de estos aspectos. Todos los sitios de apuesta recomendados por nosotros tienen varios años en el negocio de los juegos de azar. Aparte de su longevidad, han demostrado que son confiables y que ofrecen pagos justos. Defraudar a los clientes no está contemplado en sus reglamentos. A pesar de ello, nunca deberías apostar en un casino con licencia si tu intuición te advierte que algo está mal.

Preguntas frecuentes

Un verdadero casino de confianza se caracteriza por la transparencia de su gestión. Actúa de modo virtuoso al rechazar la mentira. No oculta ni censura información relevante a sus procesos internos, y tampoco sobre sus dueños; más bien la divulga al público sin ningún temor. Un operador que manifieste renuencia a revelar la identidad de sus propietarios, o detalles sobre su licencia, no puede ser fiable. Por otro lado, todo jugador tiene derecho a saber con quién está gastando su dinero.

En caso de ignorar nuestros consejos y decidir apostar en un casino sin licencia, recuerda que estarás a merced de un operador desconocido, que posiblemente robe tus ganancias. Jugarás con la incertidumbre pendiendo sobre tu cabeza, puesto que no sabrás si te está dando una oportunidad justa de ganar, o si sus juegos están amañados. Dicho de otra forma: no contarás con protección legal si te estafa.

Una página encriptada es reconocible por el pequeño candado que aparece en la barra de direcciones del navegador web. También se identifica por uno de los esquemas URL más habituales: https. La encriptación es una herramienta de ciberseguridad, complementaria del antivirus, firewall y firma digital, que protege nuestra información personal de posibles atacantes – especialmente al realizar pagos en línea.

Una conexión no encriptada es una amenaza para tu privacidad. Cualquier usuario malintencionado con acceso a la red puede vigilar tu tráfico en línea e interceptar el envío de información desde tu ordenador a un servidor. Esto se vuelve un problema de grandes dimensiones cuando se transmiten los datos sensibles, como la contraseña del correo electrónico o los detalles de la tarjeta de crédito.

Dado que a nadie le gustaría ser espiado mientras comparte datos por Internet, el protocolo de capa de conexión segura (SSL) fue inventado. Este instrumento cifra y protege los datos transmitidos por la web, haciéndolos ininteligibles para cualquier persona que no esté autorizada a acceder a ellos. Para leerlos se requiere el código de la función criptográfica hash. Esto es un algoritmo matemático utilizado con el objeto de salvaguardar la confidencialidad de una contraseña; o asegurar la integridad de la información, entre muchas otras funciones. Es prácticamente imposible de descifrar.  

Tomando esto en consideración, te sugerimos jugar solo en casinos cuyos sitios web estén encriptados, más aún si planeas hacerlo con dinero real. Afortunadamente, la mayoría de los operadores hoy día usan el protocolo SSL para aumentar el nivel de seguridad en sus plataformas.

Conforme pasa el tiempo, más y más países están creando organismos reguladores para controlar el convulso mundo de las apuestas en línea. Muchas de estas  autoridades incipientes incluyen en sus reglamentos medidas de protección del jugador, tales como el apoyo en la detección de la ludopatía. También invitan a los apostadores a fijar límites a la forma de jugar y el monto de los depósitos, si es que lo desean.

Las regulaciones también encierran la conducta del casino, y es justamente en este punto en el que surgen disparidades con respecto al nivel de rigor de estas instituciones.

En fin, los organismos reguladores de países europeos como el Reino Unido, Malta, Dinamarca, Suecia y Gibraltar gozan de una excelente reputación entre la comunidad de jugadores. Además, audita con frecuencia a los dueños de los casinos para comprobar que estén acatando las normas. Aunque las irregularidades siempre existirán, por lo general, estarás en buenas manos si apuestas en casinos que obtuvieron sus acreditaciones en Europa.


Cuando estés apostando en el Internet, por favor, ten en cuenta la edad legal y las restricciones para los juegos de apuesta en línea de tu país. En gran parte del mundo, la edad mínima legal de esta actividad es de 18 años: si eres un menor, o las apuestas en línea están prohibidas en tu país, cierra este sitio web.

CasinoJaguarOnline es una página web afiliada, y recibimos una comisión por cada registro exitoso. Hacemos un gran esfuerzo para mantener este portal actualizado con información precisa, y solo presentamos los mejores operadores, que han sido probados minuciosamente por nosotros. Sin embargo, no podemos garantizar la veracidad de toda la información de este sitio. Puedes leer más en nuestro aviso legal y cláusula de exención de responsabilidad, o en la política de privacidad.