Página actualizada el 08-01-2021

Volatilidad en las tragamonedas – Varianza baja, media y alta

A medida que pasa el tiempo, emergen nuevas máquinas tragamonedas en las salas de los casinos, cada una con su propio diseño y riesgo implícito - lo que en el glosario de apuestas se conoce como varianza o volatilidad. Este término estadístico no suele relacionarse con juegos de mesa en los cuales el resultado pende de varios factores (como la estrategia del apostador), sino con los automáticos como la ruleta en línea, que están condicionados por el azar y la suerte.

En palabras simples, la varianza describe la frecuencia con que ganarás, así como el tamaño de la recompensa. Se utiliza para referirse al promedio entre premios y tiradas; sin embargo, no es un dato duro en forma numérica y tampoco es fácil de encontrar. Básicamente es un rasgo distintivo presente en todas las tragamonedas, que indica su nivel de riesgo.

La volatilidad es importante para entender la dinámica de una de estas maquinitas. Determina la interacción entre dos aspectos temporales que forman la personalidad de toda tragamonedas: las veces que apuestas y las veces que obtienes premios. Algo que puede ser de mucha ayuda al momento de elegir una.

Entonces, mientras más volátil sea la “bandida de un brazo”, más brusca será la relación entre estos dos elementos, aumentando la cantidad de recompensas y el número de tiradas necesarias para verlas llegar.

Ahora, la varianza nunca debe confundirse con la tasa de retorno al jugador (RTP, por sus siglas en inglés), puesto que el promedio de la última no se verá afectado por cuan volátil sea una máquina.

Varianza / volatilidad baja

Las tragamonedas de varianza baja se caracterizan por tener un riesgo mínimo a corto plazo, por tanto, los premios caen muy a menudo, pero en pequeñas cantidades. Incluso el monto de sus ganancias máximas tiende a ser menor comparado con el de las máquinas de alta dispersión.  

Este tipo de tragamonedas es ideal para jugadores principiantes que sólo buscan divertirse o aquellos que tienen un presupuesto limitado, pero de igual forma quieren apostar el mayor tiempo posible. En ella, podrán jugar muchas rondas y ganar con frecuencia, aunque el monto de las recompensas será parecido al de la apuesta inicial, y las ganancias más grandes no se obtendrán tan fácilmente.

Ahora bien, puede que sea improbable recibir premios millonarios en estos juegos, sin embargo, el hecho de que las combinaciones ganadoras requieran poco tiempo para obtenerse les da un mayor atractivo.   

Varianza / volatilidad media

Como lo indica su nombre, es un punto intermedio entre las máquinas de alta y baja volatilidad. Combina los mejores aspectos de ambos mundos. Por lo consiguiente, sus premios no son muy elevados, pero si lo bastante frecuentes como para conservar el interés del jugador. También ofrece la opción de conseguir recompensas más reducidas.

Estas tragamonedas son apropiadas para apostadores cautelosos en búsqueda de un buen premio que no requiera arriesgar todo su dinero. Tal vez no entreguen botes tan jugosos como los de las maquinas de alta varianza, pero sus recompensas son lo suficientemente grandes como para dar ganancias de hasta x1000.

Sin embargo, los triunfos en este tipo de juego son menos frecuentes que en los de volatilidad baja, por lo que tendrás que durar más tiempo jugando. Esto, a su vez, implica tener una mayor cantidad de fondos.

Varianza / volatilidad alta

Sólo son aptas para valientes de corazón firme, que tengan nervios de acero y una gran billetera. En estas tragamonedas existe una inmensa brecha que separa las ganancias máximas y mínimas. Se han diseñado de tal manera que el valor de sus premios es altísimo, aunque el riesgo implícito en ellas también lo es. En otras palabras, cuánto más grandes sean sus botes, mayor será su varianza.

Ten en cuenta que los operadores de casino tienden a promocionar maquinas cuyas ganancias superan los miles o millones de euros, debido a que estos premios atraen la atención tanto de jugadores principiantes como veteranos.

A pesar de que ofrecen cuantiosos botes, lo hacen con muy poca frecuencia. Durante el transcurso de un solo año, una tragamonedas de varianza alta con jackpots millonario puede llegar a ofrecer este tipo de premio entre cinco y diez veces, dependiendo del casino y el proveedor de software.

Esto quiere decir que presentan un menor índice de ganancias, dado que tampoco ofrecen recompensas pequeñas o medianas con tanta frecuencia como las demás máquinas de volatilidad media o baja.   

Los expertos aseguran que estos juegos son convenientes para apostadores dotados de paciencia, a los que no les importa invertir una significativa suma de dinero y tiempo antes de conseguir una suculenta ganancia.

Por otro lado, recuerda que las tragamonedas con jackpots progresivos, en general, tienen una varianza alta, así que la obtención de montos grandes no será algo que ocurra a menudo en sus sesiones.

Preguntas frecuentes

La volatilidad es un indicador del riesgo inherente a la apuesta. Sirve para determinar la cantidad de dinero que un jugador puede ganar en una tragamonedas. Bajo este concepto, las maquinitas se agrupan en tres categorías: las de baja, media y alta varianza.

El riesgo implícito en un juego fija la frecuencia y la cantidad de sus pagos. Cuanto menor sea este, más constantes serán las ganancias, aunque tendrán un valor inferior. Y mientras mayor lo sea, menos frecuentes serán las recompensas, sin embargo, estas poseerán un monto altísimo.

La varianza es inalterable, en consecuencia, tu estilo de jugar rara vez puede afectarla. Tampoco se puede predecir ya que no es un número específico. Además, sólo un puñado de desarrolladores de software de tragamonedas revelan la volatilidad de los juegos en sus páginas web.

Sin embargo, no te preocupes; existen trucos para llegar a medirla. Uno de ellos requiere que te fijes en el índice de retorno al jugador (RTP) de las tragamonedas. Por ejemplo, las máquinas de varianza baja tienen un RTP que fluctúa entre 96,5% y 98%; las de varianza media tienen un RTP ubicado entre 95% y 96%; y las de varianza alta tienen un RTP que varía entre el 92% y 94%.

También puedes hacerte una idea del nivel de volatilidad observando el equilibrio entre la tabla de pagos y los bonos que aparecen en los créditos. Cuando los valores más elevados se concentran en los premios principales o en los bonos, que se activan pocas veces, se trata de un diseño de varianza alta. Estas máquinas a menudo ofrecen grandes botes por combinaciones de cinco símbolos iguales, las cuales aparecen de manera infrecuente.

Por lo contrario, si al revisar los créditos de la tragamonedas encuentras pagos principales con montos bajos y una variedad de opciones para conseguir recompensas ínfimas, lo más probable es que estés ante una máquina de volatibilidad baja. Estas tienen jackpots de menor valor por combinaciones de cinco símbolos iguales. Además, la brecha entre las combinaciones de 3 y 4 símbolos es más pequeña.

Un dato curioso: la mayoría de tragamonedas con jackpots progresivos son de varianza alta debido a sus premios tan ridículamente cuantiosos.

Las máquinas con botes progresivos implican un gran riesgo, por ende, exhiben una mayor varianza. Con cada giro, una porción de la apuesta del jugador es recolectada y añadida al bote, incrementando su valor a niveles exorbitantes.   

Este tipo de tragamonedas, por lo general, tienen varias rondas en las cuales no ganarás nada, sin embargo, a cambio de tu tiempo, te darán el chance de obtener una inmensa ganancia con un solo giro, incluso si tu apuesta fue pequeña.  

La respuesta a esta pregunta está condicionada por varios factores. Primero, debes valorar tu presupuesto. ¿Será flexible, ajustado o sin límites de fondos? Además, tienes que decidir cuánto dinero estás dispuesto a perder en la maquinita. Si, perder, ya que en todos los juegos de casino correrás el peligro de quedarte sin fondos.

Lo siguiente a considerar es tu apetito por el riesgo. Si prefieres jugar por un tiempo prolongado, tal vez las tragamonedas de volatilidad baja sean lo más conveniente para ti. Ahora bien, si buscas enormes ganancias, elige una volatilidad alta, aunque puedes perder tu dinero rápidamente.

Un juego más equilibrado tendrá una varianza media, ideal para los jugadores casuales que quieren sacar provecho de ambos mundos.  


Cuando estés apostando en el Internet, por favor, ten en cuenta la edad legal y las restricciones para los juegos de apuesta en línea de tu país. En gran parte del mundo, la edad mínima legal de esta actividad es de 18 años: si eres un menor, o las apuestas en línea están prohibidas en tu país, cierra este sitio web.

CasinoJaguarOnline es una página web afiliada, y recibimos una comisión por cada registro exitoso. Hacemos un gran esfuerzo para mantener este portal actualizado con información precisa, y solo presentamos los mejores operadores, que han sido probados minuciosamente por nosotros. Sin embargo, no podemos garantizar la veracidad de toda la información de este sitio. Puedes leer más en nuestro aviso legal y cláusula de exención de responsabilidad, o en la política de privacidad.